Más beneficios del FM

Con frecuencia leemos artículos ensalzando los beneficios del FM, y la mayoría de éstos se basan en los ahorros que podrían obtener las empresas. Se habla de la importancia de la figura del FMer, de cómo debería estar involucrada en el organigrama directivo y del valor que aportaría a la estrategia de la organización abaratando los costes. Algunos estudios se aventuran incluso a cuantificar estos ahorros, y las cifras que resultan son verdaderamente espectaculares. Sin embargo, considero que el beneficio económico no debería ocultar u obviar otra serie de beneficios, no menos importantes, que proporciona igualmente el FM. No caigamos en la tentación de evaluar únicamente el coste, pues regiríamos nuestra gestión exclusivamente por las directrices financieras.

 
Si analizamos la gestión del FM desde un punto de vista más amplio, veremos que es igualmente necesario preservar la calidad del servicio establecida. Será necesario también ver cómo incrementar la oferta de servicios, adaptarlos al crecimiento de la organización, profesionalizarlos adecuadamente, etc. El FMer deberá explotar y aprovechar su know how para gestionar de un modo óptimo los servicios, transmitiendo además confianza y seguridad al cliente interno que los demande. De esta forma se acabará incrementando el nivel de satisfacción de los empleados de la empresa.

 
Visto esto, considero que en la equidad de ambas perspectivas está el quid de la cuestión. Es decir, el departamento financiero velará por el control presupuestario y la contención de los gastos; el departamento de recursos humanos velará por la compensación del empleado y su beneficio. Pues bien, el departamento de FM debe balancear ambos enfoques, tratando de satisfacerlos por igual. De esta forma, un buen FMer debería conocer las directrices promovidas desde su departamento de recursos humanos, cruzarlas con las restricciones económicas de la organización, y en función de ambas premisas establecer un estándar de calidad que maximice el nivel de servicio optimizando el coste asociado a éste. Ahí está una de las grandezas y una de las grandes aportaciones del FM: garantizar el mejor servicio para el coste asumible por la Compañía.

 
Resumiendo, ¿un buen FMer siempre abarata los costes de los servicios? No necesariamente. Es decir, cuando un FMer hace un estudio exhaustivo de los servicios y de sus costes asociados, lo normal, si detecta imperfecciones u oportunidades de mejora, es que diseñe o modifique la estrategia de gestión. ¿Con esta nueva estrategia tratará de obtener beneficios económicos? Desde luego. Pero, ¿sólo logrará esos beneficios? Es de esperar que no. Con una buena estrategia de FM deberían alcanzarse otra serie de beneficios no tan mencionados pero sin duda importantísimos para la organización: satisfacción del empleado, incremento de su productividad, conciliación de su vida laboral/profesional, retención del talento, sentimiento de permanencia, etc.

 
En fin, una muestra más de la riqueza del FM…

 
Fran Morodo
https://es.linkedin.com/pub/fran-morodo/30/aba/b59

Deja un comentario