FM EN ESPAÑA, PENSANDO EN POSITIVO

Suelo pensar en positivo y ver la botella medio llena, cada vez son más las empresas que a la hora de solicitar propuestas para la gestión de sus inmuebles se plantean contratos por resultados, lo importante para ellos es que sus instalaciones funcionen a la perfección, estén ordenadas y limpias, su recepción perfectamente atendida, la gestión de espacios sea la idónea , el correo se distribuya de forma eficiente y puedan disfrutar de un jardín en perfecto estado.

Otras veces veo la botella medio vacía, muchas compañías y sobre todo la administración, siguen solicitando ofertas que únicamente tienen en cuenta los medios a aportar, el número de horas que quieren de mantenimiento, de recepción, de jardinería, de limpieza, marcan los horarios, las jornadas que hay que suplir en vacaciones, el porcentaje de horas de IT que hay que cubrir, que productos hay que emplear, etc, etc.

A mitad de camino se encuentran los clientes que asumen con inicial entusiasmo la nueva tendencia del mercado, solicitan propuestas de servicios integrados, gestión por niveles de servicio fijando SLAs Y KPIs, pero a la hora de controlar la gestión del servicio, ya sea por desconocimiento, prudencia o cualquier otra razón, siguen obsesionados con el cumplimiento del nº de horas de trabajo que ellos creen necesarias, sin flexibilidad y mirando siempre de reojo al reloj de presencia.

Con todo esto sobre la mesa, está claro que nos queda mucho por hacer, vamos en la buena dirección, pero más despacio de lo que nos gustaría. Entiendo que después de tantos años en los que la externalización se resumía en aportar jornadas de trabajo en cada actividad de servicio, intentando hacer las cosas lo mejor posible, cambiar de mentalidad no es sencillo.

facility-management-piepenbrock

No podemos culpar solo a las empresas que nos contratan, los proveedores de FM debemos ser capaces de convencer con ejemplos y argumentos sólidos a los responsables de decidir el modelo de gestión de quieren para sus edificios e instalaciones. El FM bien ejecutado tiene muchas ventajas, tenemos que hacerles ver que los contratos de larga duración son beneficiosos, que integrar actividades aprovecha las sinergias, que tendrán mucha más información de lo que ocurre, que podemos hacer su trabajo más sencillo, porque planificando y gestionando a corto y medio plazo seremos capaces de conseguir una mayor calidad a menor coste.

Para que un contrato de FM tenga éxito, es vital acordar a través de los SLAs y con el máximo detalle los servicios que están incluidos y los que no, además de los niveles de calidad de servicio que el cliente exige para cada uno de ellos. Necesitaremos trabajar con procedimientos, herramientas de gestión y aplicaciones informáticas que le permitan al cliente solicitar los servicios requeridos y a nosotros poner a disposición del contrato suficientes medios técnicos, tecnológicos y humanos de forma que podamos atenderles de forma rápida y eficiente. Tendremos que consensuar con los usuarios de nuestros servicios indicadores de calidad de servicio que valoren la disponibilidad, el tiempo de respuesta a sus necesidades y la calidad de ejecución de los trabajos.

Para poder valorar nuestras actuaciones, los niveles fijados tienen que ser medibles de forma sistemática y sencilla, si no tenemos suficientes datos o no hemos fijado criterios objetivos, nuestras afirmaciones o las del cliente serán indemostrables, subjetivas, opinables, en este tipo de contratos ya no es suficiente que nos valoren si el servicio es muy bueno, correcto o malo. Con todos los datos obtenidos monitorizando nuestra actividad, debemos proponer mejoras en la organización, en los procesos, flexibilizar los recursos adaptándonos a la actividad, incorporar nuevos modelos y herramientas de gestión, mejoras en la calidad, mayor reporting y por supuesto reducción de costes, con todo esto crearemos un círculo virtuoso.

Para finalizar pensando en positivo, quiero transmitir mi satisfacción al ver que el nivel técnico de los profesionales del FM en nuestro país ha crecido de forma significativa, cuando te reúnes con compañeros del sector o realizas entrevistas a candidatos para nuevos proyectos, te das cuenta de que muchos cuentan con una dilatada formación y experiencia, que hay perfiles como los de arquitectos o ingenieros que con la crisis del ladrillo han optado por formarse y dar un cambio a sus trayectorias convirtiéndose en Facility o Proyect Managers. Con estos nuevos profesionales bien formados, con ganas de aprender, aportando ideas y amplios conocimientos en herramientas de gestión, contamos con los mimbres necesarios para afrontar nuevos retos que pondrán al FM en España en el lugar que le corresponde.

José Antonio de Lama
Director de Operaciones
CLARO SOL FACILITY SERVICES

Deja un comentario