Innovación en la gestión del Facility Management

Los últimos avances en la creación de sistemas que automatizan funciones y simplifican procesos están contribuyendo enormemente a la mejora de la gestión de Facility Management.

La función de soporte de los departamentos de FM y el esfuerzo de alta y mantenimiento de datos tradicionalmente han dificultado la incorporación de aplicaciones en esta área. Sin embargo, los últimos avances en la creación de sistemas que automatizan funciones y simplifican procesos junto con el avance de la tecnología (sistemas BIM -Building Information Modeling- y el Internet of Things –IoT-) han contribuido a reducir significativamente esta resistencia.

BIM, IoT y Big Data

La metodología BIM nos permite abstraernos de la imagen tridimensional e incorporar procesos, simulando la construcción en el ordenador. Gracias a ella, en fase de diseño podremos definir y estructurar toda la información necesaria para la posterior explotación del inmueble, facilitando su incorporación en los IWMS y su integridad tras cualquier modificación.

Un conjunto nada desdeñable de datos fruto de los procesos (ubicación y traslado, mantenimiento, gestión energética…) no sigue las mismas reglas que las de las instalaciones e infraestructuras. Aquí las nuevas tecnologías aportan más valor, contribuyendo con mecanismos de registro y análisis en actividades donde hasta hace poco la única alternativa era la manual.

El IoT amplía las posibilidades en el FM al disponer de métricas en tiempo real que registran un amplio volumen de datos

Artículo ct activa

El IoT se refiere a la interconexión digital de dispositivos cotidianos con Internet. Hay muchos mecanismos de conexión (RF, bluetooth, wifi, etc.), así como sensores y dispositivos (presencia, temperatura, presión, consumo…). Esto abre un amplio espectro de posibilidades en el FM al disponer de métricas en tiempo real que registran un amplio volumen de datos (Big Data), cuyo análisis proporciona patrones de ocupación y uso de las infraestructuras e instalaciones.

En la gestión del mantenimiento nos cuestionamos qué aporta el IoT frente a los tradicionales sistemas de gestión del edificio (BMS). La respuesta está en su combinación, ya que permite recopilar más información y, tras su procesamiento, aplicar modelos predictivos que interactuarán sobre las instalaciones a través del BMS. Así, las analíticas de tendencias sobre el Big Data identifican problemas antes de que ocurran, posibilitando la transformación del mantenimiento preventivo en predictivo.

Con las nuevas tecnologías transformaremos nuestros entornos de trabajo en sistemas inteligentes”

Además, el IoT proporciona a los usuarios un mayor control sobre el entorno con el uso de aplicaciones con acceso a los controles de climatización e iluminación de determinados espacios, sincronizados con el BMS del inmueble.

Incluso en un entorno tradicionalmente manual como la gestión de espacios existen mecanismos no invasivos para analizar la ocupación en tiempo real, posibilitando la puesta en marcha de entornos de flexibilidad. Los patrones estacionales de la demanda de ocupación, como en el periodo vacacional, nos permitirán cerrar plantas en determinados momentos con el consiguiente ahorro energético.

Así, el IoT aporta un vasto rango de oportunidades de integración de sistemas para transformar nuestros entornos de trabajo en sistemas inteligentes, que minimicen los costes e incrementen la experiencia del usuario.

Definitivamente la gestión del Facility Management se ha profesionalizado en los últimos años en nuestro país acercándonos a las best practices del norte de Europa. Ya no se cuestiona la necesidad de estos departamentos y se ha despertado el interés en facilitar su trabajo incorporando los nuevos modelos de gestión con los recientes avances tecnológicos.

Carmen Castellano,
Business Unit Manager
Grupo CT ACTIVA

Deja un comentario