MANTENIMIENTO 2.0

Existen tres tendencias dentro del mundo del FM que van a determinar un nuevo paradigma en el sector del mantenimiento que conocemos hoy en día.A continuación, vemos cómo afecta cada uno estos elementos a este servicio de hoy en día. Haremos una breve descripción de las dos primeras y nos detendremos en la tercera, que, por su novedad, queremos hacer especial hincapié en este artículo.

El primero de ellos es el volumen de servicios externalizados no para de crecer. Las corporaciones además se atreven a establecer estrategias de outsourcing no solo locales sino globales. Esto pone encima de la mesa dos factores. El primero de ellos es el de la necesidad de contar con proveedores con escala global que sean capaz de ofrecer servicio en cualquier punto del mundo. El segundo factor es el del conocimiento local, es decir contar con empresas que conozcan a la perfección no solo la legislación sino los usos y costumbres de la industria del FM y más concretamente del mantenimiento, en la geografía la que se encuentra.

Para atender a esta necesidad, el modelo más comúnmente encontrado es el de las integradoras. Es decir, empresas cuya especialidad se basa únicamente el mantenimiento eléctrico mecánico pero que derivan a subcontratas especialistas o fabricantes el mantenimiento de las instalaciones más complejas. Desde nuestra opinión este modelo no solo es válido a día de hoy si no es el más recomendable. Puesto que es importante contar con los mejores especialistas mejores en cada materia. No solo a nivel instalación sino también a nivel geográfico.

La segunda tendencia es la desaparición de las fronteras entre el mantenimiento y los servicios energéticos se están difuminando, creando un servicio que aglutina ambas especialidades.Es obvio que existe una relación entre ambos servicios y por tanto era esperable que poco a poco se fuera instalando en la industria la necesidad de otorgar la responsabilidad del consumo a quien mantuviera y ligar sus beneficios a la eficiencia en consumo de energía de las instalaciones.

Tal y como adelantábamos en nuestra introducción, quisiéramos detenernos en la tercera tendencia: Estamos evolucionando de un modelo reactivo hacia un modelo predictivo

 

mantenimiento02

 

Tradicionalmente la industria del mantenimiento se ha regido por un modelo que se basaba en la toma de datos y su posterior análisis. Esto ayudaba a comprender lo que había pasado en el pasado y así definir rutinasque pudieran ayudar a un mejor mantenimiento en el futuro.Es decir, el mantenedor era capaz de tomar decisiones tales como reponer o reparar o por ejemplo cambiar o reforzar determinadas tareas de mantenimiento preventivo para alargar el ciclo de vida de la instalación.

Sin embargo, los datos recogidos se contrastaban con benchmark de ciclos de vida que se basan fundamentalmente en dos factores: tiempo y eventos. Es decir, se trata de herramientas estática que en ningún caso recogen las condiciones particulares de la instalación que se analiza.

Este modelo trae algunos inconvenientes que desgranaremos a continuación:

  1. Establece un café para todos con independencia de las condiciones de las instalaciones. No permite preparar un plan de mantenimiento personalizado. Actualmente los planes mantenimiento preventivo son totalmente estándar, establecidas por el legislador por el fabricante o por el propietario de la instalación.
  2. Como consecuencia de este primero punto, en muchos casos se está incurriendo en un innecesario gasto de renovación cuando la reparación era suficiente o bien en un sobre coste de mantenimiento, cuando una renovación hubiera supuesto un considerable ahorro a largo plazo.
  3. No permite una buena planificación de stock de componentes, puesto que únicamente se procede al cambio de piezas cuando estas han dejado de funcionar. Por el contrario, si el mantenedor decide guardar un stock, aumenta su inmovilizado, teniendo un exceso de coste de capital.
  4. Dificulta la continuidad de negocio puesto que no anticipa de manera precia los fines de ciclo de vida de las instalaciones.
  5. Por último, la falta de planificación conlleva ineficiencias por coste de oportunidad puesto que en no pocos casos se está destinando recursos a proyectos con un retorno de capital pobre.

El mantenimiento prescriptivo parte de datos de comportamientos pasados para predecir tendencias y por tanto poder ajustar los planes de mantenimiento en función de dichas tendencias. En la actualidad los mantenedores están en disposición de recoger una gran cantidad de datos, sin embargo, estos no son capaces de procesarlos con orden y concierto. Hoy en díael dataanalytics nos permite dar sentido a los datos que recibimos y por tanto darles valor. El hecho de poder analizar múltiples datos inconexos entre si para poder analizar tendencias

La utilizaciónlos métodos basados en datos para tomar decisiones de dónde invertir capital puede ahorrar entre un 5 y un 15 % y permite redirigir estas inversiones hacia proyectos más rentables[1]

Un paso más allá sería el mantenimiento prescriptivo que aprovechando dichas tendencias y con ayuda del big data y de la AI no solo es capaz de predecir tendencias alternativas para llegar a los objetivos marcados.

[1] How advanced analytics can Benefit infrastructure capital planning-McKinsey&Company

 

[1] How advanced analytics can Benefit infrastructure capital planning-McKinsey&Company

 

Miguel Mier
Responsable de LFM en España y Portugal para CBRE GWS
CBRE Global Workplace Solutions (GWS) EMEA

Deja un comentario