De un modelo tradicional y lineal a una economía circular

 

Vivimos en una sociedad de consumo, en donde vemos que entre más avanza la industrialización y el desarrollo de nuestra civilización, basada en una tendencia hacia el bienestar y mejora de la calidad de vida de las personas, se produce un creciente volumen de desechos de todo tipo, motivado por la capacidad adquisitiva de la población y el consiguiente cambio en los modelos de consumo. Esa gran cantidad de residuos que generamos diariamente, se está convirtiendo en un problema a nivel global para nuestro entorno, con lo cual y para este tipo de inconvenientes, que solo generamos los seres humanos, necesitaríamos adoptar modelos de gestión específicos, ya sea a nivel doméstico o de las organizaciones, tratar de encontrar soluciones reales, sostenibles y de valor, que solventen o aminoren los problemas causados por el consumo desenfrenado de todo tipo de bienes y darle un segundo uso a todos estos desechos mediante procesos de reciclaje o reutilización, o lo que bien se conoce en la actualidad como pasar de una economía lineal a una economía circular.

Si no cuidamos nuestro entorno y no hacemos un uso responsable de los recursos de los que disponemos actualmente, el futuro de las próximas generaciones se verá comprometido y cuando hablamos de afectados, no solo nos referimos a la raza humana, allí tendríamos que incluir la flora, la fauna, las ciudades y regiones y demás recursos de nuestro planeta, que venimos explotando de forma irracional, durante los últimos años y que al ritmo que lo hacemos, el planeta no podía asimilarlo. Ahora mismo, la creciente producción y emisión de desechos es tal, que o generamos un cambio drástico o no nos será posible gestionarlo de una forma adecuada.

Por suerte, Facility Management ha sabido tomar su responsabilidad en las empresas, o por lo menos en donde la dirección le ha delegado esta actividad y hacer uso de sus buenas prácticas y conocimientos para enfocar su actividad hacia un cumplimiento directo de políticas institucionales, alineando su actividad con los objetivos y RSC de la organización. Tanto es el interés o importancia que ha tomado este tema y ha calado tanto en la conciencia de personas, empresas y la misma administración pública, que han señalado en el calendario, el 17 de Mayo como el día mundial del reciclaje.

El modelo económico en este sentido está cambiando y aunque todavía nos manejamos en situaciones lineales como lo son la compra, utilización y eliminación, la tendencia comienza a cambiar y a ser más proclives a adoptar un modelo circular, desde donde demos cabida a la recuperación o reutilización y extender así su vida útil, queremos hacer el pulso al programa de obsolescencia programada y darle mayor uso a los productos que utilizamos.

 

reciclaje CiudadesSostenibles

 

Estamos encantados con la evolución continua y cada vez más rápida de la tecnología y como nos facilita nuestra vida, personal y profesional, pero debemos también ser conscientes de las crecientes consecuencias que ello puede suponer para el entorno, por todos los medios y recursos naturales y minerales que se utilizan para el desarrollo de dichas tecnologías y la contaminación que se genera.

El reciclaje entonces nos ofrece la opción de aprovechar nuevamente muchos de los materiales utilizados en la fabricación inicial de algo, para reutilizarlos en nuevos productos y por lo menos reducir las materias primas a utilizar como nuevas y a su vez, minimizar el impacto que ello pueda suponer para el medioambiente.

Desde Facility Management se ponen todos los medios para que el impacto de su operativa sea mínimo en el medioambiente y controlar, en la medida de lo posible el sobreconsumo de recursos, las emisiones de CO2 a la atmósfera, generar conciencia entre los empleados y aportar datos y actividad para el cumplimiento de la política de RSC, ya no solo porque quede muy bien de cara a presentar al mercado, sino por su fehaciente convicción de ser una empresa comprometida y responsable con el entorno.

Se pueden tomar medidas pasivas o activas según la conveniencia de cada organización y perfil de su Facility Manager, pero es cierto que con el paso del tiempo y teniendo cada vez más adoptadas las medidas de RSC “Responsabilidad Social Corporativa”, podemos hacer de este proceso, un medio de transformación, tanto por nuestra reputación y buenas acciones de cara a terceros como de ingresos económicos que nos conviertan posiblemente en una unidad de negocio interna, como un paso más en nuestra acción de aportación valor a la organización como departamento estratégico. No solo estamos hablando de desechos y de una correcta y eficiente gestión sino de un negocio rentable para toda la cadena de producción, incluidos los generadores de dichos residuos.

reciclaje1

 

El logotipo con el que relacionamos al reciclaje, data de los años 70’s y surgió de un concurso de diseño organizado por la CCA “Container Corporation of America” y al cual denominaron como “Mobius” tomando como modelo el símbolo matemático del círculo o banda de Mobius y en donde se hace referencia, en tres flechas, a las tres fases del reciclaje que serían la recogida de residuos, el procesado o reciclado de los mismos y su posterior vuelta al nuevo proceso productivo. Para incentivar al consumidor a ser cívico y depositar sus residuos en papeleras o contenedores de reciclaje, se optó a mediados de los 90 por incluir el logo del tidyman en cajas y envases susceptibles de ser reciclados (logo de una persona depositando el envase en un contenedor). Cuando vemos en algunos envases el símbolo de reciclaje con un porcentaje dentro es porque ese envase está hecho con un porcentaje de materiales reciclados.

Vamos a tomar conciencia de un problema que es serio, nuestro entorno está en peligro y todos debemos actuar en la misma dirección y en la medida que mejor podamos, cada vez necesitamos más recursos para mantener el proceso productivo, pero siempre podremos hacerlo mejor, ser más eficientes y responsables con nuestro entorno, es nuestro deber con el planeta y con el futuro de nuestra existencia.

 

Hernando Gutierrez
Gerente
IFMA España

 

Deja un comentario