NUEVAS EXIGENCIAS Y MARCO REGLAMENTARIO DE LAS INSTALACIONES DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS EN LA EDIFICACIÓN

Dentro de la disciplina del Facility Management son continuos los cambios que estamos viviendo; nuevos entornos, nuevas certificaciones, nuevos conceptos, nuevas formas de colaboración, nuevas técnicas, experiencias, tecnologías, exigencias, requerimientos, en definitiva, continuos retos.

Dentro de estas nuevas exigencias y requerimientos surgen los Reglamentos de Seguridad Industrial, que tanto en cuenta debe tener el Facility Manager (FM) y que continuamente están actualizándose, debido a la evolución, tanto de la técnica como del marco reglamentario y normativo.

El próximo día 12 de diciembre de 2018, entra en vigor, en su totalidad, el nuevo Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI)[1]. Reglamento cuyo objeto es la determinación de las condiciones y los requisitos exigibles al diseño, instalación/aplicación, mantenimiento e inspección de los equipos, sistemas y componentes que conforman las instalaciones de protección activa contra incendios[2], y que deroga al anterior Reglamento, publicado en el Real Decreto 1942/1993, de 5 de noviembre. En ningún caso, en su alcance constan los sistemas de protección pasiva contra incendios[3].

 Marco reglamentario

Desde el punto de vista de las exigencias de seguridad dentro de la edificación cabe resaltar que el Código Técnico de la Edificación (CTE) es de aplicación directa, y dentro de lo que nos ocupa en este texto, el Documento Básico sobre Seguridad en caso de Incendio (DB-SI)[4]. Este DB tiene por objeto establecer reglas y procedimientos que permiten cumplir las exigencias básicas de seguridad en caso de incendio, estableciendo la dotación y la señalización de instalaciones de Protección Contra Incendios (PCI) que deben disponerse en los edificios.

En cuanto a garantizar la integridad física y la protección de las personas ante emergencias y situaciones de riesgo, surge la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia[5].

Las actividades y servicios de seguridad privada que son contratados, voluntaria u obligatoriamente, por personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, para la protección de personas y bienes se rigen por la Ley de Seguridad Privada[6].

Desde el punto de vista de infraestructuras industriales y almacenamientos de cierto riesgo, es de aplicación el Reglamento de seguridad contra incendios en los establecimientos industriales (RSCIEI)[7].

Independientemente que el alcance del uso del inmueble sea edificación o industrial, todos los aparatos, equipos, sistemas y componentes de las instalaciones de PCI, así como el diseño, la ejecución, la puesta en funcionamiento, el mantenimiento e inspección de sus instalaciones, cumplirán lo preceptuado en el RIPCI.

 Exigencias del nuevo RIPCI

Como se ha descrito anteriormente, el RIPCI alcanza todas las fases de la vida de la instalación de los sistemas de PCI, aunque en este artículo nos centraremos en aquellos requerimientos relacionados con la operación y el mantenimiento de las instalaciones. En cuanto a las exigencias de diseño y ejecución de las instalaciones existentes, les será de aplicación la reglamentación con la que fueron aprobadas y registradas en Industria.

En primer lugar debemos relacionar aquellos sistemas contra incendios que están incluidos en el objeto del Reglamento: Sistemas de detección y de alarma, abastecimiento de agua contra incendios, sistemas de hidrantes, extintores de incendio, sistemas de bocas de incendio equipadas (BIE), columna seca, sistemas fijos de extinción por rociadores automáticos y agua pulverizada, sistemas fijos de extinción por agua nebulizada, sistemas fijos de extinción por espuma física, sistemas fijos de extinción por polvo, sistemas fijos de extinción por agentes extintores gaseosos, sistemas fijos de extinción por aerosoles condensados, sistemas para el control de humos y de calor, mantas ignífugas, alumbrado de emergencia, señalización luminiscente.

Todos los equipos, sistemas o sus componentes, llevarán el marcado CE y siempre que se utilicen para la realización de las actividades de mantenimiento exigidas en el RIPCI, se utilizarán recambios y piezas originales.

Hay algunos productos para los cuales el presente reglamento pide que el fabricante establezca su vida útil (detectores de incendios, mangueras contra incendios en BIE y señales foto-luminiscentes). Dado que este nuevo requisito que se pide al fabricante está vinculado al diseño del producto (y no a su mantenimiento), dicho requisito sólo aplicará a los productos instalados con posterioridad a la entrada en vigor del Reglamento. De esta forma, conforme a lo dispuesto en la Disposición transitoria segunda, a los productos ya instalados con anterioridad, no les será de aplicación el requisito de la vida útil[8].

No obstante, y sin perjuicio de lo dicho anteriormente, si la empresa mantenedora o el organismo que realice las inspecciones periódicas detectan productos instalados que, por su antigüedad o por su mal estado de conservación, no son capaces de cumplir con las tareas para las que fueron diseñados, o no ofrecen unas garantías de funcionamiento fiable, deberán hacerlo constar en informe técnico al efecto, para que estos productos sean sustituidos.

Los extintores manuales de incendios siguen teniendo limitación en su vida útil, dictada en anteriores Reglamentos, concretamente 20 años contados desde su primera instalación[9]

Todos los equipos y sistemas de PCI deben someterse a las revisiones de mantenimiento que se establecen en el Anexo II del Reglamento en el cual se determina, en cada caso, la periodicidad correspondiente. Existen revisiones que pueden ser realizadas por el propio usuario del edificio[10]. El resto de operaciones de mantenimiento deben realizarse por empresa habilitada en mantenimiento de instalaciones de PCI[11], considerando una excepción y es que los sistemas de PCI conectados a una Central de Recepción de Alarmas (CRA) deben ser mantenidos por una empresa de seguridad privada[12]. Se debe tener en cuenta que cabe la posibilidad de Auto-mantener las instalaciones por parte del titular de las mismas, ahora bien, se deben cumplir los  mismos requisitos de cualquier empresa habilitada[13].

Los mantenimientos realizados deben registrarse convenientemente, en registro físico o digital, para ello deben cumplimentarse las actas de estos mantenimientos, firmadas por el personal cualificado que los han llevado a cabo, deberán estar a disposición de los servicios competentes en materia de industria de la Comunidad Autónoma, al menos, durante cinco años a partir de la fecha de su expedición.

Sin duda la mayor novedad del RIPCI es el requisito de inspección periódica de las instalaciones de protección activa contra incendios, ya que los titulares de las mismas deberán solicitar, al menos, cada diez años, a un Organismo de Control Acreditado (OCA), la inspección de sus instalaciones. Este requisito recaerá sobre las instalaciones de PCI de los edificios destinados a:

  • uso administrativo con superficie construida mayor o igual a 2000 m2,
  • uso docente con superficie construida mayor o igual a 2000 m2,
  • uso comercial con superficie construida mayor o igual a 500 m2,
  • uso pública concurrencia con superficie construida mayor o igual a 500 m2,y
  • uso aparcamiento con superficie construida mayor o igual a 500 m2.

De dichas inspecciones se levantará un acta, firmada por el técnico titulado competente del OCA que ha procedido a la inspección y por el titular de la instalación, quienes conservarán una copia, que estará a disposición de los servicios competentes en materia de industria de la Comunidad Autónoma.

En caso de que se detecten incumplimientos respecto al presente reglamento o reglamentos anteriores, el organismo de control que ha realizado la inspección fijará los plazos para su subsanación y, en caso de que éstos sean de carácter muy grave o no se corrijan en dichos plazos, lo pondrá en conocimiento de los servicios competentes en materia de industria de la Comunidad Autónoma.

El Reglamento también establece un calendario de inspecciones en función de la antigüedad de las instalaciones:

Las instalaciones de PCI existentes con diez o más años desde su puesta en servicio, a la entrada en vigor del presente Reglamento (12/12/2017)[14], deberán someterse a la primera inspección en los siguientes plazos máximos:

  • Instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 20 años: en el plazo de un año.
  • Instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 15 años y menor a 20 años: en el plazo de dos años.
  • Instalaciones con una antigüedad mayor o igual a 10 años y menor a 15 años: en el plazo de tres años.

 

CONCLUSIONES

Independientemente del requerimiento legal, lo más importante es la seguridad de las personas y que estas condiciones marcadas por la ley nos ayuden a garantizar la protección de los usuarios, la continuidad de los negocios y la de los propios activos ante posibles riesgos.

Las condiciones de los seguros de responsabilidad  civil,  junto con las auditorías de los sistemas de gestión (ISO), requieren como básica la identificación y el cumplimiento reglamentario (Compliance[15]), en todas las fases de explotación de los edificios. Ahora, la propia  Administración quiere garantizar también, que las instalaciones cumplan su función protectora, que estén a disposición y además se certifique su aptitud.

 

 José Luis Esteban Chimeno

Ingeniero Mecánico y Máster Universitario en

Dirección Patrimonial y Facility Management

IFMA España – Comisión Research

 

[1]Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba elReglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI): https://www.boe.es/buscar/pdf/2017/BOE-A-2017-6606-consolidado.pdf
[2] Artículo 3 del RIPCI: Protección activa contra incendios: es el conjunto de medios, equipos y sistemas, ya sean manuales o automáticos, cuyas funciones específicas son la detección, control y/o extinción de un incendio, facilitando la evacuación de los ocupantes e impidiendo que el incendio se propague, minimizando así las pérdidas personales y materiales.
[3]Guía de sistemas de protección pasiva contra incendios de Tecnifuego:https://www.tecnifuego-aespi.org/es.Protección pasiva contra incendios: es el conjunto de sistemas vinculados estrictamente con el mantenimiento de lasectorización de incendio y con la protección estructural contra el fuego en la edificación.
[4]Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, porel que se aprueba el Código Técnico de la Edificación (CTE). Documento Básico sobre Seguridad en caso de Incendio (DB-SI): https://www.codigotecnico.org/images/stories/pdf/seguridadIncendio/DccSI.pdf
[5] Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba laNorma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y
dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen asituaciones de emergencia: https://www.boe.es/buscar/pdf/2007/BOE-A-2007-6237-consolidado.pdf
[6]Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada: https://www.boe.es/buscar/pdf/2014/BOE-A-2014-3649-consolidado.pdf
[7]Real Decreto 2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba elReglamento de seguridad contra incendios en los establecimientosindustriales: https://www.boe.es/buscar/pdf/2004/BOE-A-2004-21216-consolidado.pdf
[8] Aclaración de la disposición transitoria segunda de la guía técnica de aplicación del Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba elRIPCI: http://www.f2i2.net/documentos/lsi/RIPCI/Guia_Tecnica_Aplicacion_RIPCI_Rev_2.pdf
[9] Apartado 13 de la Norma UNE 23120:2011, Mantenimiento de extintores de incendio.
[10] Tabla I y Tabla III del Anexo II del Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba elRIPCI.
[11] Tabla II del Anexo II del Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba elRIPCI.
[12] Artículo 5 de la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada.
[13]Apartado 2 de Artículo 14, del Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba el RIPCI.
[14] Disposición final quinta: Entrada en vigor del RIPCI: 12/12/2017. Disposición transitoria tercera: Las empresas instaladoras y mantenedoras que ejercían su actividad de conformidadcon las condiciones y requisitos exigidos por el anterior RIPCI (RD1942/1993, de 5 de noviembre), dispondrán de unplazo máximo de un año a partir de la entrada en vigor del presente Reglamento para suadaptación a lo dispuesto en el presente Reglamento (12/12/2018).
[15]Compliance: Es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las organizaciones para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan y establecer mecanismos internos de prevención, gestión, control y reacción frente a los mismos: http://www.worldcomplianceassociation.com/que-es-compliance.php

Deja un comentario