El reto del acondicionamiento acústico en oficinas abiertas

¿Por qué existen las oficinas en el entorno laboral? ¿Por qué organizamos el espacio y nuestras relaciones de esta manera en este ámbito de la vida? Quizás estas sean las primeras preguntas que hay que hacerse para abordar el reto del acondicionamiento acústico del espacio físico donde trabajamos.

 

Tanto las oficinas tradicionales, como las diáfanas (cada vez más habituales), responden a la necesidad que tienen las organizaciones de facilitar la toma de decisiones y la transferencia de conocimiento entre trabajadores, así como fomentar la comunicación y colaboración entre el personal, o incluso contribuir a la imagen corporativa de la firma. Afortunadamente, el bienestar de los usuarios también es un aspecto primordial que se tiene cada vez más en cuenta a la hora de diseñar estos espacios.

 

Cuando hablamos de bienestar en el ámbito laboral, el ruido (definido como sonido indeseado), suele ser el gran olvidado durante la fase de diseño. Sin embargo, el ruido es la causa número 1 de descontento en oficinas, y es un motivo subyacente de estrés y frustración en el ámbito laboral. Así lo confirmó un estudio de la Universidad de California, Irvine. Los investigadores comprobaron que un empleado de oficina tipo es interrumpido o cambia de tarea cada 3 minutos y 5 segundos; y que, una vez remite esa distracción, tardaría 23 minutos y 15 segundos en volver al mismo nivel de concentración que tenía antes. Estas interrupciones se pretenden compensar normalmente incrementando el ritmo de trabajo, lo que implica un mayor estrés, prisa, frustración y presión del factor tiempo. Según se ha demostrado, la exposición al ruido también está correlacionada con un mayor número de bajas laborales; y esta correlación es mayor cuanto más compleja es la tarea que realiza el trabajador. Además, estas distracciones tienen una repercusión notable en términos económicos para el empleador, sobre todo si se tiene en cuenta que el coste del capital humano representa el 82% de los costes de la empresa en un periodo de 10 años.

 

Para combatir estos lastres de reducción de productividad y bienestar de los trabajadores, se ha demostrado que un buen acondicionamiento acústico en oficinas puede: (i) reducir los niveles de adrenalina un 30% (que implica una reducción del ritmo cardíaco, estrés, fatiga, etc.); (ii) fomentar la resolución de tareas complejas; (iii); aumentar un 66% la motivación ante una tarea; (iv) aumentar un 20% el rendimiento aritmético [6] y; (v) mejorar un 50% el rendimiento en tareas que requieren concentración. Con estos datos, y si tenemos en cuenta que el 60% del tiempo que pasamos en la oficina es de concentración en silencio, la relevancia de un buen acondicionamiento acústico para mejorar el bienestar de los trabajadores, y en consecuencia la productividad laboral, se antoja imprescindible.

 

No obstante, existen muchos retos arquitectónicos a la hora de plantear un buen diseño acústico de una oficina abierta. Por una parte, se encuentra la necesidad de hablar varios “idiomas”; es decir, hay que acomodar diferentes tareas y también diferentes personalidades, que a menudo desarrollan tareas en espacios abiertos que presentan potenciales distracciones. Por otra parte, a menudo se obvia el acondicionamiento acústico porque, entre otros factores, no siempre está claro si este forma parte de la estructura (¿es el gestor del inmueble el que debe proporcionar el espacio acondicionado?) o si es un elemento de diseño interior que el cliente tiene que considerar al ocupar el espacio que alquila.

 

Sea como fuere, un buen diseño acústico reduce los niveles generales de ruido y evita la propagación del sonido. Esto significa que habrá menos interrupciones indeseadas, lo que aumentará la productividad y el bienestar de los usuarios, y por consiguiente, de manera indirecta, el beneficio económico de la organización. Así se comprobó en el estudio de Sundbyberg.

 

Caso de estudio Sundbyberg [8]

Sundbyberg es un municipio del área metropolitana de Estocolmo (Suecia), donde el Centro de  Investigación Sueco del Estrés (perteneciente a la Universidad de Estocolmo) llevó a cabo un estudio de investigación de campo en condiciones reales. El objeto del estudio era analizar el impacto del ruido en la salud, bienestar y productividad de los trabajadores de las oficinas del ayuntamiento de Sundbyberg. 151 trabajadores, con tareas similares y distribuidos en dos pisos de oficinas de planta abierta prácticamente idénticos, calificarían las distracciones, estrés cognitivo y rendimiento laboral resultante de la intervención sobre el acondicionamiento acústico de su lugar de trabajo. Para ello, se realizó un seguimiento a los empleados de los dos pisos aplicando lo que se bautizó como cross-over design:

 

  1. Preparación del entorno sonoro

El fin de semana anterior al inicio del estudio se modificó el acondicionamiento acústico de los dos pisos sin el conocimiento de los trabajadores:

  • En el 4º piso se mejoró el acondicionamiento acústico existente mediante la instalación de paneles de pared fonoabsorbentes Clase A.
  • En el 5º piso se sustituyeron la mitad de los paneles absorbentes en el techo por paneles duros reflectantes. A pesar de su menor absorción acústica, estos paneles tenían un aspecto físico casi idéntico a los absorbentes para que los trabajadores no sospechasen del cambio.
  1. Modificar de mejor a peor (y viceversa)

Tres semanas después, el tiempo considerado suficiente para que los trabajadores pudiesen experimentar los beneficios o sufrir las consecuencias del acondicionamiento acústico, se intercambió el acondicionamiento entre los dos pisos durante el fin de semana cuando no había empleados presentes.

  • Con el fin de empeorar el acondicionamiento inicialmente bueno del 4º piso, se retiraron los paneles de pared y se reemplazaron parte de los paneles de techo absorbentes por paneles duros reflectantes de sonido.
  • Contrariamente, el 5º piso mejoró el acondicionamiento acústico al reinstalar los paneles fonoabsorbentes Clase A en el techo y los paneles de pared.
  1. Regreso al acondicionamiento inicial

Otras tres semanas más tarde, se volvió a cambiar, lo que significaba que:

  • El 4º piso volvió a tener un buen acondicionamiento como al inicio.
  • El 5º piso volvió a cambiar a un entorno sonoro peor.

 

Los efectos acústicos de estas manipulaciones se evaluaron de acuerdo con el estándar ISO-3382-3:2012 para acústica en oficinas de planta abierta. Los empleados respondieron a los cuestionarios después de cada cambio. Los resultados del análisis comparativo de las medidas acústicas objetivas con los cuestionarios mostraron que la distancia de confort se redujo en un 35%, lo que a su vez implicó:

  • 30% menos de molestia percibida en general.
  • 29% menos de molestia a distancias cortas.
  • 22% menos de molestia a una distancia.
  • 15% menos de estrés cognitivo.

Aunque en este caso no se reportaron variaciones significativas en la productividad, las respuestas de los trabajadores sugirieron que un empeoramiento de las propiedades acústicas de la sala tiene un impacto negativo sobre la salud, distracciones y estrés cognitivo de los trabajadores.

acustica a

acustica b

Fig.2 – Ejemplo de las calificaciones medias (151 empleados, con calificaciones de 1 a 5) a la pregunta sobre la molestia general debida al ruido. Se puede observar cómo la variación del acondicionamiento en las 3 etapas (T1-T2-T3) está correlacionada con las respuestas de los trabajadores sobre si el ambiente acústico le molesta a la hora de realizar su trabajo.

 

El reto acústico en oficinas abiertas

Alrededor de dos tercios de las personas encuestadas por Oseland [9] sostienen sistemáticamente que el ruido tiene un efecto negativo en el desempeño de su trabajo, y aproximadamente el 50% de estos también argumentan que afecta su bienestar y niveles de estrés. Debido a esto y para optimizar los espacios de trabajo en términos de productividad y bienestar del personal, es importante realizar un “diseño acústico basado en la actividad” [10], donde se tiene en cuenta conjuntamente tanto el tipo de actividad llevado a cabo en el espacio (¿será una actividad ruidosa?, ¿se necesitará confidencialidad?…), como quiénes son las personas que en él trabajan (¿edad?, ¿número?, ¿personalidad?…), y el espacio en sí (¿tamaño?, ¿densidad de mobiliario?, ¿tipos de revestimiento?…). Para ello, como apuntan en [9], es muy recomendable la utilización de techos acústicos que reduzcan la reverberación y de paneles de pared que absorban el sonido para mejorar la claridad del habla, así como lograr una mezcla ecléctica de tipos de espacio, sin dejar de tener en cuenta diferentes personalidades.

 

Porque como dijo Winston Churchill… “Le damos forma a nuestros edificios, y luego nos la dan ellos a nosotros”.

 

Juan Negreira

Doctor Ingeniero Acústico, Concept Developer (Saint-Gobain Ecophon España)
Profesor adjunto en la Universidad de Lund (Suecia) & La Salle (Barcelona)

juan.negreira@saint-gobain.com
Tweeter: JNegreira_dB

 

 

Bibliografía:

[1] KL Jensen, E Arens, L Zagreus: Acoustical quality in office workstations, as assessed by occupants surveys, In Proceedings of Indoor Air 2005.

[2] G. Mark, D. Gudith, U. Klocke: The Cost of Interrupted Work: More Speed and Stress, University of California, Irvine. Disponible aquí.

[3] Fried et al: The joint effects of noise, job complexity and gender on employee sickness absence, Journal of Occup and Organiz. Psychology, 75,2002.

[4] Brill, Weidemann, BOSTI: Disproving Widespread Myths about workplace design, BOSTI associates, 2001.

[5] Evans, Johnson: Stress and open office noise, Journal of Applied Psychology, vol. 85(5), pp.779–783, 2000.

[6] Banbury, Berry: The disruption office-related tasks by speech and office noise, British Journal of Psychology, 89, pp.499–517, 1998.

[7] Weinstein: Effect of noise on intellectual performance, Journal of Applied Psychology, vol. 59(5), pp.548–554, 1974.

[8] A. Seddigh, E. Berntson, F. Jönsson, C. Bodin-Danielson, H. Westerlund: The effect of noise absorption variation in open-plan offices: A field study with a cross-over design, Journal of Environmental Psychology, vol.44, pp.24-44, 2015 || Para más información, consulte este enlace enlaceo este otro.

[9] https://blog.flokk.com/sounds-too-good-to-miss-a-panel-discussion-on-workplace-acoustics-with-wellworking.àConsultado 15/9/19

[10] https://www.ecophon.com/es/experiencia/diseno-acustico-basado-en-la-actividad-en-entornos-sanitarios/ à Consultado 19/9/19

 

 

 

Deja un comentario