Tecnología, salud y gestión eficiente, el nuevo reto de las “Ciudades Inteligentes”

  • Los edificios son los responsables de más del 35% de las emisiones del CO2 y del 40% del consumo energético en Europa
  • Las nuevas tecnologías aportan soluciones para optimizar la gestión de los recursos, tomar mejores decisiones y cooperar en la sostenibilidad de las ciudades.

Nuestra sociedad se encuentra ante grandes retos globales que, de una manera u otra, deben gestionarse eficientemente con el propósito de encontrar las mejores soluciones para las ciudades. En este sentido, resulta imprescindible recalcar el papel del Facility Manager y los arquitectos en el diseño funcional y conceptual de las ciudades del futuro. Es importante promover ciudades cimentadas en el binomio tecnología-salud y convertir estas, en espacios inclusivos, amables y empáticos con las personas.
Uno de los temas principales a abordar es el preocupante y acelerado cambio climático. Los edificios son los responsables de más del 35% de las emisiones del CO2 y del 40% del consumo energético en Europa, por lo que, en este sentido, tanto la movilidad como la edificación deben contribuir drásticamente en la reducción de las emisiones. Las demandas económicas, las reivindicaciones sociales, los compromisos medioambientales o los avances tecnológicos nos exigen replantear el diseño y la gestión de las ciudades. En este sentido vemos como cada vez más hay mayor necesidad de instalar puntos de recarga de vehículos eléctricos con el fin de comenzar a dar servicio a este nuevo concepto de coches más respetuosos con el medio ambiente y a su vez que se convierta en un nuevo negocio para las ciudades.
Esta transformación viene determinada por el diseño previo de las ciudades y la renovación urbana. Los Facility Managers y arquitectos tienen la capacidad para colaborar en la creación de ciudades más sostenibles, más cohesionados, que faciliten la sociabilidad de los espacios colectivos, reduzcan las desigualdades sociales territoriales y consigan ofrecer a los ciudadanos todos los productos y servicios que puedan necesitar en cualquier momento. A su labor, se suma la tecnología, que es fundamental para interconectar los diferentes sistemas que integran la ciudad e inciden, directamente, en la definición de ciudades económica y medioambientalmente sostenible.

El uso de la tecnología en las Ciudades Inteligentes

Los avances tecnológicos vinculados a las Smart Cities aportan un conjunto de aplicaciones específicas para gestionar y mantener todo tipo de activos, equipamientos y servicios municipales (Información cartográfica, equipamientos, servicios, jardinería, mobiliario, pavimentos, instalaciones, edificaciones, etc.) con base en un Sistema de Información Geográfica y la representación de su actividad y áreas de influencia.
Estas aplicaciones se realizan con las ya conocidas tecnologías de Big Data, Inteligencia Artificial, Smart GIS, Smart Mobility, etc… que llevan tiempo a nuestra disposición, pero solo queda el reto de hacerlas reales e implementarlas para mejorar la calidad de vida de las personas.
La necesidad de mantener conectados en todo momento y lugar está generando ciertas dificultades en algunos entornos dado que se crean campos electromagnéticos que, según estudios y dada la intensidad, pueden llegar a convertirse en perjudiciales para la salud por lo que se debe encontrar su balance.
En este sentido ya hay muchas ciudades e incluso territorios de toda la geografía española que se están proyectando como entornos inteligentes y como nuevos modelos de ciudad, gestionando sinergias y aprovechando todas las oportunidades del mercado para crear ventajas competitivas en el sector y ser focos de desarrollo profesional y empresarial, con el fin de atraer inversiones, nuevas empresas y atraer y fidelizar talento.

Enrique Carrero

Director Comisión Smart Cities
IFMA España

 

Deja un comentario