El termómetro tecnológico en las organizaciones: desde el FM.

A nadie le sorprende ya oír hablar de nuevas tecnologías referidas a los edificios, en especial al sector de oficinas. Si cabe, menos cuando nuestro entorno personal y familiar, ya se encuentra embebido en una vorágine de aparatos y sistemas que, a diario, nos facilitan la vida. Términos como Big Data, IoT o AI han entrado de lleno en todos los sectores de negocio, incluido el Real Estate.  Por otro lado, en Facility Management, la tecnología es un aspecto habitual, con el que se ha ido trabajando, a veces, de una forma pionera en las organizaciones.

Es cierto que muchas tecnologías son difíciles de expandir por sus costes iniciales o por su aceptación entre profesionales y clientes; asimismo los temores de la continuidad de esa tecnología, en un mundo de constante cambio, restan posibilidades de implantación real a dichas ayudas digitales, tendiendo a aplicarlas cuando ya se encuentran en un estado de aceptación y maduración, que a veces es complica la tarea de detectar si es el momento oportuno. La intuición y calculadora serán herramientas útiles para determinarlo.

Por otro lado, pueden verse organizaciones que, desde el nacimiento de una nueva tecnología(aun con todas las dudas iniciales que pueda generar)Proceden a incorporarla y publican ese hecho a los cuatro vientos. Quizá es una apuesta arriesgada, o quizá una oportunidad para tomar la delantera, depende del grado de conocimiento y colaboración de la que se disponga.

Un hecho fehaciente es que, quien no se ha subido ya al carro de las nuevas tendencias tecnológicas, lo deberá hacer en muy breve espacio de tiempo, por varios motivos:

  1. Demanda de mercado

Cada vez los clientes finales, disponen de mayor conocimiento y, en muchos casos, definen como requerimiento el uso de tecnología en los edificios que formarán parte de sus centros de trabajo. Cada vez más, como respuesta a la alineación de la estrategia de las organizaciones.

  1. Competitividad

El mercado se encuentra más vivo que nunca y las empresas o Propiedades, buscan factores diferenciales, que aporten un valor añadido al simple hecho de quien está dispuesto a rentar espacios, generando un posicionamiento de marca. Por otro lado, quienes no lo hagan, quedarán en un segundo plano y sufrirán las consecuencias por ello.

  1. Eficiencia

Muchas de las tecnologías, son desarrolladas con un objetivo de optimización de recursos (económicos, de procesos, energéticos…) así como una alternativa de resolución de problemas tradicionales, dando un enfoque pragmático y eficiente de los mismos.

  1. Flexibilidad

Como hemos experimentado en los últimos años, la morfología de las necesidades de las organizaciones ha ido mutando y cada vez, lo hace a un ritmo más acelerado.Los propietarios arrendadores, han de estar preparados para adaptar las nuevas necesidades, sean estas del tipo que sean.

  1. Conocimiento

Los aspectos tecnológicos, ayudan a disponer de un nivel de conocimiento de los edificios y especialmente del uso que se le da a los mismos. Sin esas tecnologías, sería materialmente imposible disponer de esa información. El siguiente paso, es hacer un buen uso de dicho conocimiento, para ajustar mucho mejor todos los parámetros, a la hora de diseñar, construir y modificar los activos o los servicios que se ofrecen junto a ellos.

  1. Confort y bienestar

Sin duda, otro de los aspectos más relevantes en el mercado, es el impacto que los espacios de trabajo tienen frente al confort y bienestar de las personas que los utilizan y qué respuesta nos da la tecnología ante ello. Responde también a modelos de negocio, RSC, técnicas para captación o fidelización de talento, productividad, como ejemplosen las organizaciones.La implementación detecnología también puede suponer de gran ayuda en algunos apartados, cuando se opta a alcanzar certificaciones como WELL de IWBI.

  1. Nuevas áreas de negocio

Estos elementos tecnológicos, también pueden abrir las puertas a nuevas e interesantes áreas de negocio, hasta ahora impensables, tanto para rentabilizar los activos, como para dar mayor nivel de servicio y satisfacción a sus inquilinos. Se materializarán en muchas ocasiones, como alianzas clave con empresas, principalmente Startups, con un alto nivel de especialización.

 

fm-small-1-1

 

Hoy, muchos profesionales de FM, entre otras especialidades,ya se encuentran preparados y apretando el acelerador. También existen empresas (partners) sumergidas en avanzar y seguir desarrollando, así como clientes que ya hace mucho tiempo que han tenido una visión estratégica, para adoptar las tecnologías como el compañero inseparable de camino, hacia el presente y el futuro.

Por otro lado, también cabe destacar que se generará la necesidad de implementar nuevos perfiles profesionales que, en pocos años, se encontrarán establecidos dentro del primer nivel en las estructuras empresariales.

Ejemplos existen miles, pero para que os podáis hacer una idea de lo que pueden aportar las tecnologías, hoy, (1) ya existen modelos de reconocimiento emocional en entornos virtuales con múltiples aplicaciones, entre ellas, la de elegir la mejor alternativa en proyectos de arquitectura en función de las emociones generadas en los usuarios de esos entornos, variando el color, la iluminación, la geometría de los espacios… ¿no os parece interesante desde la visión del FM?

Ya es la hora de poner el termómetro tecnológico a vuestras organizaciones ¿cómo estáis de preparados para afrontar los nuevos retos tecnológicos?

(1)Javier Marín-Morales et al. 2018. Affective computing in virtual reality: emotion recognition from brain and heartbeat dynamics using wearable sensors. ScientificReports. DOI: 10.1038/s41598-018-32063-4

 

Carlos Vidal

IOSA INMUEBLES

Comisión Research

IFMA España

Deja un comentario